Litio

El auge en el uso de baterías de litio

El litio es el metal más liviano y por sus características es un excelente conductor de calos y electricidad, por lo que su utilización para la fabricación de baterías recargables que son utilizadas en dispositivos móviles, vehículos eléctricos, aplicaciones aeroespaciales y otros va en aumento.

Este incremento del uso del litio en baterías recargables está generando problemas relacionados con su disposición, dada la vida útil relativamente corta (2 a 4 años) debido a que su creciente uso no está acompañado de un programa adecuado de manejo de las baterías desechadas.

 Las baterías de litio contienen materiales potencialmente tóxicos, incluidos metales, como cobre, níquel y plomo, y productos químicos orgánicos.

Mientras se mantienen selladas no representan riesgo alguno para la salud y el ambiente; pero al disponerlas de manera inadecuada, sus componentes pueden integrarse en el medio ambiente y la rotura accidental puede causar daños a la salud por exposición a los químicos mencionados.

Potenciales riesgos por contaminación por desechos de baterías de litio

Baterías de litio en vertederos

El litio presente en las baterías dispuestas en los vertederos presenta diversos riesgos.

Por calentamiento intenso o en contacto con el agua puede ocasionar incendio o explosión. De la reacción con agua se forma gas de hidrógeno altamente inflamables y humos corrosivos de hidróxido de litio.

Efectos en la salud

La exposición al litio puede ocasionar diferentes daños a la salud tales como:

Estados de confusión.

Discapacidad para el habla.

La muerte (en exposición a cantidades de litio superiores a los 20 mg).

El litio es corrosivo para ojos, piel y tracto respiratorio. Al contacto con el litio se produce enrojecimiento de la piel y quemaduras

También es corrosivo por ingestión.

La inhalación puede provocar tos, dificultad respiratoria, dolor de garganta y jadeo. También puede provocar edema pulmonar.

¿Qué hacer?

Evite disponer las baterías de litio con la basura común. Contacte a empresas dedicadas a la recuperación de este tipo de materiales.

Verifique que las baterías de litio instaladas en sus dispositivos estén en buenas condiciones y no presenten fisuras o abultamientos. Si sus baterías presentan indicios de deterioro, reemplácelas y guarde en un recipiente las baterías dañadas o agotadas hasta encontrar una forma adecuada de disposición. Evite el contacto y la exposición a las baterías de litio dañadas.

También le puede interesar:

OSHA lanza campaña para reducir fatalidades en Kansas, Missouri y Nebraska

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *