La adaptación y la mitigación

La adaptación y la mitigación: estrategias complementarias

Frente a los retos que impone el cambio climático, la adaptación y la mitigación son estrategias complementarias. Las mismas deben abordarse de manera conjunta para poder disminuir y gestionar adecuadamente los riesgos asociados al cambio climático. Si se logra una reducción sustancial de las emisiones en las próximas décadas, se pueden reducir los riesgos asociados al cambio climático; también mejorarán las perspectivas de una adaptación efectiva. Todo ello contribuirá a reducir los costos asociados a la mitigación y a lograr que los esfuerzos orientados al logro de los objetivos del desarrollo sostenible sean más efectivos.

Adaptación

La adaptación se refiere a los procesos de ajuste al cambio climático a lo largo del tiempo. Tiene por finalidad minimizar o evitar los daños y tomar ventaja de las oportunidades.

Mitigación

La mitigación comprende las medidas orientadas a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, así como también los esfuerzos destinados a aumentar los sumideros para estos gases.

La adaptación y la mitigación: reducción y generación de riesgos

Tanto la adaptación como la mitigación tienen por objeto limitar los efectos del cambio climático en el futuro. De igual manera, pueden reducir y manejar los riesgos.

Sin embargo, hay que tener presente que tanto la adaptación como la mitigación pueden dar lugar a otros riesgos. Por lo tanto, cuando se seleccione una medida bien sea de adaptación o de mitigación, se deben tomar en cuenta los impactos potenciales que dicha medida pueda generar en los sistemas humanos y naturales.

Los sistemas humanos y naturales experimentarán alteraciones

El cambio climático va a producir y de hecho, está produciendo alteraciones en los ecosistemas, los sistemas alimentarios, la el cambio climático alterará los ecosistemas, los sistemas alimentarios, la infraestructura, las zonas costeras, urbanas y rurales, la salud humana y los medios de subsistencia.

Acciones graduales y cambios profundos

Las medidas de adaptación al cambio climático deben contemplar acciones graduales y otras que produzcan transformaciones profundas. Por otra parte, las medidas de mitigación pueden involucrar cambios importantes en la manera en que las sociedades producen y utilizan la energía y los recursos naturales.

En resumen, para abordar el cambio climático y reducir sus efectos en la vida en el planeta, es necesario tomar en consideración todos los factores que pueden ser influenciados y afectados por las medidas que se determine aplicar para que los efectos de dichas medidas no repercutan a la larga en impactos negativos y pueda garantizarse el desarrollo sostenible.

 Extracto del documento:

CAMBIO CLIMÁTICO 2014 – Informe de síntesis INFORME DEL GRUPO INTERGUBERNAMENTAL DE EXPERTOS SOBRE EL CAMBIO CLIMÁTICO

También le puede interesar:

Ecología, Sociedad y Política

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *