SGA- Sistema Globalmente Armonizado

El Sistema Globalmente Armonizado de Clasificación y Etiquetado de Productos Químicos (SGA) es un sistema preparado para dar respuesta al mandato emanado en 1992 en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo, también conocida como la Cumbre de la Tierra.

Su objetivo es ofrecer un sistema de clasificación y etiquetado de productos químicos armonizado para su aplicación a nivel mundial.

Para su elaboración se tomaron en cuenta los sistemas de clasificación y etiquetado de productos químicos existentes a la fecha:

  • requisitos de los sistemas de los Estados Unidos de América para los lugares de trabajo, consumidores, y plaguicidas;
  • reglamentación canadiense sobre trabajo, los consumidores y los plaguicidas;
  • directivas de la Unión Europea para la clasificación y etiquetado de sustancias y preparados;
  • recomendaciones de las Naciones Unidas relativas al Transporte de Mercancías Peligrosas.

Con la implementación del Sistema Globalmente Armonizado se facilita el comercio internacional de productos químicos gracias a la aplicación de un sistema único de clasificación y a la elaboración armonizada de las herramientas de comunicación de peligros como lo son las etiquetas y las fichas de datos de seguridad.

El Sistema Globalmente Armonizado no es un estándar de aplicación obligatoria para los países. Cada país adopta su aplicación mediante la creación de su normativa propia y establece los mecanismos para su cumplimiento.

Beneficios de adoptar el SGA

  • Se maneja información estandarizada en cuando a los peligros de las sustancias químicas en el comercio internacional.
  • Se genera confianza en cuanto a la calidad y el contenido de la información sobre los productos químicos recibidos de otros países.
  • Mayor transparencia en cuanto a la información compartida sobre productos químicos en el comercio internacional.
  • Uno eficaz de la información obtenida para determinadas sustancias químicas, reduciendo la necesidad de pruebas y evaluaciones.
  • Se reduce la experimentación con animales.
  • Garantiza el derecho a saber de las personas, tanto trabajadores como consumidores.
  • Facilita el diseño de programas de gestión de riesgos, gracias a que se dispone de más información acerca de las sustancias químicas.
  • Evita los esfuerzos duplicados en la creación de sistemas de clasificación e instrumentos de comunicación de peligros.
  • Facilita la comunicación de peligros.
  • Contribuye a reducir la incidencia de accidentes laborales y enfermedades ocupacionales.
  • Mejora la imagen de las empresas, su reputación y su credibilidad.

 

Clasificación de peligros según el Sistema Globalmente Armonizado

Para la clasificación de los productos químicos, el Sistema Globalmente Armonizado establece tres clases de peligros:

  • Físicos
  • Para la salud
  • Para el medio ambiente

Peligros físicos

El SGA incluye los siguientes peligros físicos:

 

 

Peligros para la salud

 

  • Toxicidad aguda
  • Corrosión/irritación cutánea
  • Lesiones oculares graves/irritación ocular
  • Sensibilización respiratoria o cutánea
  • Mutagenicidad en células germinales
  • Carcinogenicidad
  • Toxicidad:
    • para la reproducción
    • específica de órganos diana – Exposición única
    • específica de órganos diana – Exposiciones repetidas
  • Peligro por aspiración

 

Peligros para el medio ambiente

  • toxicidad acuática aguda;
  • toxicidad acuática crónica;
  • potencial de bioacumulación o bioacumulación real; y
  • degradación (biótica o abiótica) en el caso de productos químicos orgánicos;
  • Peligros para la capa de ozono

 

Criterios para realizar la clasificación de los productos químicos

Para determinar cuál es la clasificación que le corresponde a una sustancia o mezcla se siguen tres pasos básicos:

  1. Identificación de los datos relevantes en cuanto a los peligros de la sustancia o mezcla.
  2. Evaluación de los datos para identificar los peligros asociados a la sustancia o mezcla.
  3. Decisión para definir si la sustancia o mezcla es peligrosa y su grado de peligrosidad. El grado de peligrosidad se establece en categorías, que corresponden al nivel de peligro.

Estos pasos implican la revisión de la literatura científica disponible para recopilar toda la información necesaria para evaluar los peligros de los productos químicos.

Para consultar las fuentes de información disponibles en cuanto a sustancias químicas, acceda al siguiente enlace:

Fuentes de información sobre sustancias químicas

El SGA no requiere la realización de pruebas. En su lugar, promueve que la clasificación de peligros se lleve a cabo tomando en cuenta los datos existentes. Sin embargo, el responsable de realizar la clasificación debe asegurarse de que los datos disponibles sean verificados para determinar su calidad.

Criterios para clasificar las mezclas

Para clasificar las mezclas se aplica un enfoque en tres niveles:

  • Si se dispone de datos para una mezcla completa, la clasificación se basará en esos datos.
  • En el caso de que no se disponga de datos, se aplicará el principio de extrapolación que cumple una metodología específica para cada clase de peligro.
  • En caso de que no haya datos de ensayos ni se cuente con información suficiente para aplicar el método de extrapolación se debe aplicar el procedimiento de decisión indicado para cada clase de peligro.

El método de extrapolación y el procedimiento de decisión para cada clase de peligro se describen en el SGA (Sistema Globalmente Armonizado) . Se pueden encontrar en las partes correspondientes a los peligros físicos, peligros a la salud y peligros al medio ambiente.

 

Dentro de cada parte, hay un capítulo dedicado a cada una de las clases de peligro y en dicho capítulo se explica con detalle la metodología a seguir para la clasificación.

Instrumentos de comunicación de peligros del SGA

Una vez que tenemos la clasificación de la sustancia química o mezcla, podemos elaborar las fichas de datos de seguridad y las etiquetas, que son los instrumentos de comunicación de peligros del SGA.

El uso de las fichas de datos de seguridad está destinado a las actividades de la industria e incluyen, transporte, almacenamiento, manufactura, distribución y otras actividades conexas.

El uso de etiquetas incluye además de los lugares de trabajo, el sector consumo; para los consumidores, la etiqueta es la fuente de información para la comunicación de peligros.

Según el tipo de sustancia química o mezcla, su embalaje / envase y el uso al que será destinada, las etiquetas deben cumplir ciertas características que se describen con detalle en el Sistema Globalmente Armonizado.