Muchos países han adoptado medidas para mitigar el cambio climático y están implementando cambios sustanciales entre los que se incluyen el uso energías renovables, la modificación de los hábitos de consumo y la adopción de estilos de vida sostenibles.

Cada uno de nosotros puede hacer su aporte a la reducción de las emisiones de gases invernadero, haciendo una sencilla evaluación de sus hábitos de consumo, su estilo de vida y la forma en cómo planificamos nuestras actividades cotidianas.

Algunas ideas para nuestro aporte individual a la reducción de la emisión de dióxido de carbono.

Prácticamente todo lo que hacemos está relacionado de manera directa o indirecta con la emisión de dióxido de carbono.  Introducir paulatinamente pequeños cambios a nuestra rutina diaria puede incidir positivamente en la enorme tarea de reducir las emisiones globales de gases invernadero.

En el hogar

Use menos agua caliente.

El agua caliente requiere una gran cantidad de energía.  Si reduce el consumo de agua caliente podrá reducir su generación anual de dióxido de carbono en 175 kilogramos.  Lavando la ropa en agua fría se ahorrará 250 kilogramos por año.

Ajuste el termostato del aire acondicionado.

Moviendo su termostato sólo dos grados, reducirá la generación de dióxido de carbono en alrededor de 1.000 kilogramos por año.

Plante un árbol.

Un único árbol absorberá una tonelada del consumo de dióxido de carbono a lo largo de su vida.

Apague los aparatos que no esté usando.

Al apagar su televisión, reproductor de DVD, estéreo y computadora cuando Ud. no los está usando, reducirá considerablemente la generación anual de dióxido de carbono.

 

Iluminación.

Apague las luces que no está usando.

Utilice bombillos ahorradores.  Reducirá la emisión anual de dióxido de carbono en 68 kilogramos por lámpara. Antes de adquirir nuevas luminarias, infórmese acerca de las opciones disponibles en el mercado; algunas pueden tener un costo elevado, pero por su larga duración y bajo consumo energético representan un ahorro considerable en el mediano y largo plazo.

Recicle.              

Se puede reducir la generación de dióxido de carbono en 1.200 kilogramos anuales reciclando sólo la mitad de lo que consume en su hogar.

Utilice aislantes térmicos

En lo posible, utilice materiales que actúen como aislantes térmicos que permitan mantener una temperatura interior estable tanto en invierno como en verano para reducir el uso de la calefacción y del aire acondicionado.

Electrodomésticos de bajo consumo

A la hora de elegir electrodomésticos, verifique su eficiencia energética. Los productos que llevan la etiqueta ENERGY STAR son reconocidos por su eficiencia superior.

Modifique sus hábitos de consumo

Evite productos muy empacados.

Puede reducir 600 kilogramos de dióxido de carbono si disminuye su basura en un 10%.

Evite los alimentos procesados.

Reducir el consumo de carne y los productos lácteos.

Se necesitan muchos recursos para criar ganado. Adicionalmente, muchas tierras de pastoreo originalmente fueron bosques tropicales sometidos a deforestación para la explotación ganadera.

Compre alimentos de producción local.

En lo posible, consuma alimentos orgánicos y de producción local. Se estima que el 13% de las emisiones de gases de efecto invernadero resultan de la producción y transporte de alimentos. Por otra parte, la producción de muchos fertilizantes está asociada al consumo de combustibles fósiles.

No sea un esclavo de la moda.

Adquiera ropa y calzado de buena calidad; usted puede verse bien en todo momento si elige las opciones adecuadas y sin necesidad de tener un clóset abarrotado.

Done o venda los artículos que no utilice y que estén en buen estado.

Evite las compras compulsivas.

Con frecuencia nos llenamos de objetos que no necesitamos y terminan olvidados en un rincón. Realizar compras innecesarias también compromete su libertad financiera; así que si adquiere usted solamente lo necesario, tendrá un mayor margen para el ahorro.

Con el automóvil

Revise la presión de los neumáticos.

Manteniendo sus cauchos apropiadamente llenos de aire, mejora el consumo de gasolina en más de un 3%.  Cada litro de gasolina ahorrado representa una reducción de 2,5 kilogramos de dióxido de carbono

Mejore su estilo de conducción.

Evitar el exceso de velocidad y la aceleración innecesaria pueden reducir el consumo de combustible hasta en un 33%.

Programe las actividades que debe realizar en la calle de manera que pueda realizar un menor número de viajes. Además de reducir el consumo de combustible, hará un uso más eficiente de su tiempo.

En lo posible, evite la congestión de tránsito.

Programe sus salidas en horarios fuera de las horas punta y utilice los sitios web y aplicaciones de tráfico disponibles.

Comparta los traslados al trabajo con vecinos y compañeros.

Caminar más, conducir menos.

Usar la bicicleta.

Referencias

https://www.ecologiaverde.com/

http://definicion.de/

http://cambioclimaticoglobal.com/

http://www.tuimpacto.org/

http://www.ipcc.ch/

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *