En la Cumbre del Clima de París (COP21), se estableció el objetivo de mantener la temperatura media mundial por debajo de 2 grados centígrados en relación a los niveles preindustriales. Para lograr este objetivo, se requiere la participación de todos y evitar así impactos catastróficos para la vida en el planeta como consecuencia del cambio climático.

¿Qué es el efecto invernadero?

Para poder adoptar medidas efectivas para la reducción de las emisiones de dióxido de carbono es necesario comprender qué es el efecto invernadero, cómo se produce y cómo el mismo está incidiendo en el cambio climático global.

Se llama efecto invernadero al fenómeno por el que determinados gases componentes de una atmósfera planetaria retienen parte de la energía que el suelo emite luego de haber sido calentado por la radiación solar.

El efecto invernadero es esencial para la vida del planeta: sin CO2 ni vapor de agua la temperatura media de la Tierra sería unos 33 °C menos, del orden de 18 °C bajo cero, lo que haría inviable la vida.

¿Cómo se produce?

La radiación solar en forma de calor ingresa a la atmósfera terrestre; en ella, parte de esta radiación es reflejada de vuelta hacia el espacio por efecto de las nubes, aerosoles y la atmósfera. La energía que no es reflejada al espacio alcanza la superficie terrestre que a su vez la refleja; parte de esta energía al ser reflejada, es devuelta al espacio exterior y parte es absorbida por los gases de efecto invernadero y reflejada nuevamente hacia la superficie terrestre (GEI). A medida que aumenta la cantidad de gases de efecto invernadero presentes en la atmósfera, aumenta la cantidad de calor que es nuevamente reflejada hacia la superficie terrestre, produciéndose el incremento en la temperatura global.

Imagen: Esquema del balance anual de energía de la Tierra desarrollado por Trenberth, Fasullo y Kiehl de la NCAR en 2008.

La temperatura global está asociada a la cantidad de gases invernadero presentes en la atmósfera; al aumentar la concentración, aumenta en forma proporcional la temperatura.

 

Durante los últimos años, el efecto invernadero se ha visto acentuado por la acción humana, cuyas actividades en gran medida requieren del uso de combustibles fósiles para la generación de energía, lo cual se traduce en la emisión de dióxido de carbono y otros gases.

Radiación solar absorbida por las moléculas de gases invernadero y reflejada de nuevo hacia la superficie terrestre

Con el aumento de la concentración de gases invernadero en la atmósfera, aumenta la cantidad de radiación solar absorbida por las moléculas de gases invernadero y reflejada de nuevo hacia la superficie terrestre

 

¿Cuáles son las fuentes de los gases de efecto invernadero?

 

El gas invernadero que se encuentra en mayor proporción en la atmósfera es el dióxido de carbono y se produce de forma natural y por las actividades humanas:

Natural:

  • Procesos de respiración de los seres vivos.
  • Incendios forestales (algunos se producen sin intervención humana)
  • Actividad volcánica.
  • Procesos de descomposición de materia orgánica.

Procesos antropogénicos:

  • Producción industrial.
  • Suministro de electricidad.
  • Deforestación.

¿Qué sucedería si la temperatura global aumenta más de dos grados?

Si la temperatura global promedio se incrementa por encima de dos grados en relación a la era preindustrial, los efectos del cambio climático que ya estamos experimentando se agravarían:

Aumento del nivel del mar

Como consecuencia del aumento de temperatura, la superficie terrestre se calienta y tiene lugar la fusión del hielo de los glaciares; esto hace que aumente la cantidad de agua en estado líquido presente en los océanos y pone en riesgo aquellas poblaciones ubicadas en zonas costeras, poniendo en especial peligro a aquellas ubicadas por debajo del nivel del mar.

Acidificación del agua de los océanos.

El agua en los océanos absorbe parte del dióxido de carbono presente en la atmósfera; a medida que la concentración de este gas aumente, mayor será la cantidad absorbida por los océanos y se agravará el proceso de acidificación. Esto trae como consecuencia que en muchos casos el agua en los océanos no será apta para ciertas formas de vida tales como los corales, diversas especies de peces y mamíferos marinos.

Aumento de la intensidad de los eventos climáticos

Al aumentar la temperatura de los océanos, se incrementa la evaporación y los eventos climáticos son más intensos, aumentando la gravedad y número de tormentas, ciclones y huracanes, que producen como consecuencia enormes daños en la infraestructura a causa de los fuertes vientos y las inundaciones, además de afectar miles de vidas.

Sequías

De la misma forma en que se aumenta la intensidad de eventos climáticos relacionados con las precipitaciones, se intensifica la sequía en las zonas que sufren de escasez de agua o se intensifican los períodos de sequía en regiones cuyos ciclos climáticos consisten en estaciones secas y estaciones de lluvias, comprometiendo la producción mundial de alimentos.

Destrucción de ecosistemas

Las alteraciones en los patrones climáticos ocasionan la pérdida de valiosos ecosistemas ocasionando la extinción de especies.

Extinción de especies

La alteración de los hábitats como consecuencia de la desertificación, el incremento de las temperaturas en los océanos y la deforestación, ponen en peligro la supervivencia de muchas especies que están próximas a extinguirse.  Esta pérdida de biodiversidad genera las siguientes consecuencias:

  • Alteración de la estabilidad de los ecosistemas y las cadenas tróficas, ocasionando cambios en los números de individuos en los diferentes niveles de la cadena alimenticia, ocasionando la desaparición de unos y aumentando la población de otros, los cuales finalmente podrían convertirse en especies plaga.
  • Deterioro de la riqueza natural y el patrimonio genético.
  • Escasez de recursos alimenticios.
  • Disminución de recursos forestales y materias primas.
  • Pérdida de recursos aún no descubiertos para la industria farmacéutica y la medicina.
  • Disminución de la disponibilidad de agua potable.

Proliferación de enfermedades

El incremento de las temperaturas, las inundaciones y las sequías favorecen las condiciones para que proliferen especies plagas, portadoras de enfermedades.

 

Referencias

https://www.ecologiaverde.com/

http://definicion.de/

http://cambioclimaticoglobal.com/

http://www.tuimpacto.org/

http://www.ipcc.ch/

 

También le puede interesar:

Nuestro aporte a la mitigación del cambio climático

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *